Regalos, regalos y más regalos. La Navidad está llena de luces, momentos con la familia y buena comida. Pero también de obsequios. Muchos de ellos innecesarios y más aún si hay niños.

Por eso es bueno compensar los excesos comerciales de estas fechas y tomar conciencia de las bondades y posibilidades del reciclaje durante la Navidad.

Y para que te sea más fácil, aquí te dejamos algunos trucos, para minimizar nuestra huella ecológica durante estas fechas, sin dejar de disfrutar de esta época del año.

  •   El papel de regalo. Podemos utilizar papel reciclado, envolver usando periódicos o revistas viejas, o reciclar el papel del año pasado. Pero lo fundamental es que una vez abiertos los regalos lancemos el papel al contenedor azul.
  •   Juguetes viejos. Antes de lanzaros sin piedad al contenedor de la basura, tenemos dos posibilidades. Si el juguete todavía sirve, lo mejor es entregárselo a una de las muchas ONG que los recogen durante estas fechas. De esta forma no solo le daremos una nueva vida, sino que sacaremos una sonrisa a muchos niños cuyos progenitores no pueden permitírselos. Y si el juguete está roto se debe llevar a un punto limpio y evitar lanzarlo al contenedor amarillo. Si lo hacemos, separemos sus elementos para no estropear las labores de reciclaje de los servicios de limpieza.
  •   Ropa. Es uno de los regalos estrella, a la par que la segunda industria más contaminante del mundo. Por lo que no está de más tomar conciencia y darles una oportunidad a las prendas de segunda mano.

Además, podemos aprovechar esta época para hacer limpieza de armario y entrar al año nuevo con el vestuario renovado. Eso sí, en ese caso no te olvides de acercar tu ropa usada a un contenedor específico para ello o a una tienda, para que esa prenda que nunca nos llegamos a poner pueda tener una segunda oportunidad. 

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.

fr_FR